viernes, 8 de febrero de 2008

Juno no existe

Anoche hemos visto Juno con Gabriela. Hoy escucho a gente que llama a la Cadena SER para quejarse de que, si bien la película es simpática, el personaje central, que encarna la joven Ellen Page, "no es real". "No puede existir una chavala así, tan pequeña y con esa manera de hablar". ¿Y? No entiendo. ¿Desde cuándo la realidad es requisito en el arte? ¿Existe alguien como el Quijote? ¿Hay algún vagabundo como Chaplin? O, por nombrar un ejemplo más cercano a los intereses y las expectativas del público local, ¿es creíble el villano que hace Javier Bardem en No country for Old Men? No sé si Juno es una buena película, pero su vaga relación con la vaga percepción que tenemos de esa vaga entidad tan poco real que, por pura pereza, llamamos realidad no debería ser materia de ningún juicio crítico.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Es verdad. Esa misma percepción tuve con la maravillosa película de Isabel Coixet 'Mi vida sin mi', el personaje interpretado por Sarah Polley tampoco es real, ni la película cuenta una actitud ante la vida que sea real, pero, precisamente eso la hizo más maravillosa.

Nunca he tenido una sensación de estar viendo un cuento (desde luego con ninguna película de Disney o infantil me ha sucedido) como cuando ví esa película y me embrujó la capacidad de soñar que permite, la capacidad de pensar que podemos ser mejores, ser así...

Quizás cuando leí el Quijote tuve esa misma sensación, no lo había pensado, pero ahora que lo relacionas recuerdo la ternura que sentía por todos los personajes del clásico de Cervantes.

Tampoco una película bélica, por mucha recreación histórica que tenga, es real, ni refleja la realidad... Quizás sean los reality y la televisión lo que confunde al espectador entre ficción y realidad, entre creación y literatura, cine o artes plásticas... quizás por eso, a veces se respete tan poco el arte... Ahí los buenísimos profesores de Literatura de nuestros colegios, institutos y universidades tienen, más que nunca, una gran labor que llevar a cabo.

Germán Frassa dijo...

Gracias por el post, que ya pide blog propio ,-)
Estoy de acuerdo, una de las mejores cosas que tiene el cine es que con su capacidad de construir historias imverosímiles o imposibles con los trozos de realidad que hay cada escena, vacía de sentido la realidad y nos evita la carga de tener que discutir sobre ella.